motocicletas
Inicio Tips para comprar
una moto usada
Tips para vender
una moto usada
Documentación Guía para elegir
la moto adecuada
Tipos de motos Pagos seguros por internet Cómo evitar fraudes Tarifas de publicación Aviso legal Contacto

Tipos de motos

 


tipos de motos



(volver al principio)
Motos de pequeña y mediana cilindrada

No siempre la elección por una moto de pequeña o mediana cilindrada es por una cuestión meramente económica. Nuestra opción —y así debe ser— puede estar motivada por las necesidades específicas o las circunstancias del momento en que estamos buscando adquirir una moto usada o de segunda mano.


¿Qué es la cilindrada?

motos de enduro

Es  la capacidad de carga de combustible que tiene internamente el motor de una motocicleta. El combustible entra desde el carburador en forma de un vapor y dentro del motor se produce la combustión, y la cantidad de combustible que puede "explotar" dentro es la cilindrada.

¿Para qué se mide la cilindrada?


Cuanta mayor cantidad de combustible en explosión quede liberado por el motor, mayor energía y fuerza, que se vería interpretada en potencia y velocidad dependiendo del tipo del motor.
También habrás oído hablar de los motores de 2 y 4 tiempos: un motor de 2 tiempos alcanza mayor velocidad, un motor de 4 tiempos genera más potencia.
Las cilindradas pueden variar pero, en general este pequeño cuadro puede servirte como indicador:

  • Las motos scooters van de los 80 a los 125-150 cc normalmente, aunque hay modelos hasta 400cc.
  • Las motos cross y enduro van de los 125 a los 400 incluso 450 ó 525 en las más grandes.
  • Las motos turismo como BMW van de 650 a 1200.
  • Las motos tipo de cruiser y tipo Harley van como de 880 a 1400, 1600 y más.

Es evidente que una moto de pequeña cilindrada tipo “scooter” va a ser más económica que cualquier otra en todos los aspectos, desde el precio final hasta las reparaciones, con el consiguiente ahorro en refacciones o de elementos “decorativos”.
Sin embargo, a la hora de comprar o vender, la cilindrada es un aspecto que no debería de tener mayor importancia.
Se trata de encontrar la moto que necesitamos al precio más justo posible y, de la misma manera, vender nuestra máquina sin que eso suponga tener que perder dinero en la transacción.

El problema, la parte negativa a la hora de comprar una moto usada está precisamente que en una moto que no sea de gran cilindrada es más fácil “camuflar” pequeños defectos que, a la larga, una vez sea de nuestra propiedad, suponen gastos adicionales con los que no contábamos en el momento de la compra.
Pero, volvamos al principio. Lo más importante a la hora de decidirte a comprar una moto usada no debe ser solamente el precio, ni siquiera la marca, por muy atractivo que pueda ser el título de la oferta tipo “Vendo Kawasaki en buen estado”, “Honda como nueva”, etc.

No quiere decir que esas motos no sean maravillosas, pero lo cierto es que si el uso que le vas a dar a la moto es el que te ofrece una de hasta 125 cc, no hay ningún motivo objetivo para ir  por una más “grande”.
Piensa en que, además, son la mayoría de las motos que vas a encontrar en el mercado de segunda mano. Por su reducido costo de mantenimiento, la facilidad de manejo, y la poca complicación mecánica las convierte en la moto ideal como medio de transporte en una gran ciudad.

moto de paseo

Las motos que sobrepasan estos 125 cc están pensadas para realizar desplazamientos mayores, fuera de la ciudad, y no especialmente diseñadas como medio de trabajo. Son una opción perfecta como segundo vehículo o —por qué no— un capricho que podemos permitirnos, ya que suelen contar con diseños más modernos y atractivos.
La inversión será algo mayor, pero una buena compra nos permite disfrutar de todas sus ventajas a un precio accesible, más aun sabiendo que quien la vende se está desprendiendo de una moto de la que, seguramente, le costará desprenderse.

En el mercado de las motos “baratas” de segunda mano otra gran opción dentro del segmento de las pequeñas o medias cilindradas son, sin duda, las Mopped o Semiautomáticas.
Son un medio ideal para el transporte urbano que nos protege de las inclemencias y dan mayor comodidad en el manejo ya que son semiautomáticas y carecen de clutch.

Las “reinas” de las motos de pequeña y mediana cilindrada—y también en el mercado de segunda mano— son las famosas scooters (¿Cómo olvidar las famosas Vespas?), perfectas para desenvolverse entre el tráfico de la ciudad y, además, con un mínimo mantenimiento.
Y, por último, las clásicas motonetas, la inspiración de las modernas scooters ideales para el trabajo y la carga.
En todo caso, se trata de elegir tu moto, la que necesitas o quieres justo en este momento y, para eso, están las páginas de compra-venta especializadas en ayudarte a encontrar —o vender— tu moto ideal.



(volver al principio)

Motos de alta cilindrada

Si estamos pensando en comprar una moto de segunda mano de gran cilindrada hemos de tener en cuenta que, en este segmento, nos vamos a encontrar con menor variedad y, desde luego, con precios bastante más elevados que para las de pequeña o mediana cilindrada.
Pero no se trata de ser pesimistas, todo lo contrario, porque ir en busca de este tipo de motos usadas tiene más ventajas que inconvenientes.
Precisamente al haber menos modelos en el mercado nos garantizan, de alguna manera, una compra más segura puesto que, por norma general, quien se decide a vender una moto de gran cilindrada la ha tratado con el cuidado que se merece.

moto gran cilindrada

Así que no nos empeñemos en encontrar una Yamaha, una Honda, una Kawasaki tipo “bichos” de más de 600 cc por un precio ridículo. Si vemos un anuncio en el que una moto de gran cilindrada, por muy de segunda mano que sea, cuesta lo mismo que una scooter, ya tenemos una prueba de que algo raro pasa con esa oferta.
Una cosa es que alguien se vea en la imperiosa necesidad de vender una moto y otra que vaya a regalarla. Para eso le bastaría con empeñarla e intentar recuperarla cuando las cosas le vayan mejor.
También es común encontrarnos con algún anuncio donde venden una “Kawa” por piezas o una Honda que ha tenido un accidente. Esa sería una buena oferta a tener en cuenta si ya tenemos otra moto para la que nos puedan servir sus repuestos o alguna manera de repararla sin mucha inversión.
Y no es que sea común a la mayoría de los compradores pero sí bastante habitual ese tipo que se decide a tener su primera moto de gran cilindrada dando un salto desde otra de mediana o pequeña cilindrada.

Hay que ser conscientes de que son motos muy distintas, sobre todo por el peso que influirá de forma decisiva en el manejo. Es curioso, pero una gran parte de los accidentes que sufren quienes tienen una moto de gran cilindrada —al menos por primera vez— es porque se les cae al intentar ponerlas en marcha, cuando les quitan el trípode.
Es relativamente lógico querer ir subiendo en la escalera de las cilindradas, ya sea porque necesitamos de mayor potencia porque nuestras circunstancias han cambiado o para no utilizar un coche, ya sea porque queremos disfrutar de las sensaciones de montar una moto de gran cilindrada.
Pero es más que recomendable probarla antes e ir subiendo de cilindrada de manera escalonada.
A la hora de comprar o vender una moto usada de gran cilindrada, Internet es la mejor opción. Aquí no valen “engaños” con las fotos y siguen aplicándose todos los consejos que ya conocemos para comprar o vender motos de menor cilindrada.

Por ejemplo mirar los laterales y manillares que nos indicarán cuántas caídas “tontas” ha tenido la moto, pero que no serán preocupantes. Te recomendamos que leas nuestros tips para comprar una moto usada.
Lo mismo cuando nos demos una vuelta con ella: el sonido particular de una Kawasaki de 1000 cc o el de una Honda, no hay manera de camuflarlo.
Ni tampoco en la web.



(volver al principio)

Motos para uso personal

Si estás buscando una moto usada para uso personal, Internet es el medio ideal para encontrarla.
De la misma manera que ya estamos más que acostumbrados a usar la Red para hacer muchas cosas en las que antes perdíamos tiempo y a veces dinero, las páginas de compra-venta de motos usadas se han convertido en la mejor forma de buscar y encontrar.

kawasaki

Hoy día casi nadie da un paso sin primero hacer una búsqueda o “googlear” eso que necesita comprar o saber.
Internet, en el caso de las motos de segunda mano, pone a nuestro alcance miles de contactos y nos abre el abanico en las búsquedas, nos ayuda a hacer la mejor elección, nos permite comparar marcas, cotizar precios, saber cómo está el mercado, la oferta y la demanda en ese momento.

Puedes, por ejemplo, entrar en las páginas web oficiales de las marcas que tienes en mente. En la de Honda encontrarás información fidedigna de sus modelos, su historia, su mecánica, etc. En la de Yamaha ver los precios, tanto de las motos nuevas como de las usadas que puedan tener a la venta.
Y así muchas otras cosas que, tal vez, no habíamos tenido en cuenta a la hora de buscar nuestra moto de segunda mano.

Como es para uso personal tendemos a relativizar ciertos aspecto de la compra que también en este caso son fundamentales, porque, al fin y al cabo, que sea una moto usada no tiene que significar que esté en malas condiciones, porque entonces sería, simplemente, un moto rota y una pésima inversión de la que nos arrepentiremos toda la vida.
Y, también, hay que tener en cuenta que una mala compra pone en riesgo precisamente eso, nuestra vida y no sólo nuestra economía.

moto de cross

Tenemos que estar seguros de que la moto usada que vamos a comprar para uso personal no se ha usado para trabajar. Aunque, claro, también depende de qué trabajo, de qué moto y de qué cilindrada.
No es lo mismo que esa moto haya sido utilizada para “ir a trabajar” que como herramienta de trabajo, lo que supondría que la moto ha sufrido mayor desgaste en menor tiempo que si fuera una moto sólo de paseo o como un medio de transporte más.

Si, por ejemplo, estamos pensando en adquirir una moto de mediana o alta cilindrada no es probable que nos vayamos a encontrar con este inconveniente ya que las empresas no suelen adquirir este tipo de motos para el trabajo, a menos que sean motos de la policía o las motos que usan las empresas aseguradoras.
Pero si, por el contrario, estamos buscando una moto de pequeña cilindrada, ahí vamos a tener que mirar con más atención para encontrar los posibles defectos o alguna evidencia que demuestre que ha sido retocada o ha sufrido reparaciones importantes por culpa de un uso continuado.

Y es en casos como este cuando vamos a comprobar la eficacia y utilidad de las páginas de compra-venta de motos usadas. Ahí vamos a encontrar toda la información de primera mano gracias a, entre otras muchas cosas, los foros y los comentarios de las personas usuarias que comparten sus experiencias con las motos usadas.



(volver al principio)

Motos para el trabajo

Cuando la búsqueda de una moto es para el trabajo, las necesidades a cubrir no son las mismas y el tipo de moto elegido no deberá guiarse porque sea una moto barata o de una marca reconocida, sino porque pueda cumplir durante el mayor tiempo posible las funciones para las que hacemos esa compra.
En general, para trabajar la moto será de pequeña o mediana cilindrada y las más comunes son las de 125cc. Dicen que para trabajar las Discover, Cargo (Honda)  o Ybr (Yamaha) están entre las mejores, sus composturas son económicas y duran y resisten casi “eternamente”.

moto para trabajo

No es lo mismo jalar un remolque que repartir comida a domicilio y hay que tener muy claro qué vamos a hacer con ella. Por ejemplo, una moto de 125cc que en peso de carga puede llevar máximo 150kg, puede jalar de hasta 400kg. Si no debes cargar peso pero sí hacer muchos kilómetros porque eres, por ejemplo, cobrador, deberás mirar que tenga una buena amortiguación que reduzca las vibraciones y te haga más fácil la conducción.
Puedes consultar en la Asociacion Mexicana de la Industria Automotriz para saber qué marcas permiten la auditoría de sus procesos de producción, lo que te da una garantía de calidad.
Respecto a las marcas europeas apenas tienen presencia en el mercado de las motos para trabajo, por lo que si encuentras los modelos, quizás tengas problemas a la hora de las reparaciones. No olvides consultar los talleres que pueden arreglar tu moto antes de comprarla.

Por el precio, suele haber motos muy baratas, pero son generalmente de fabricación China (aunque el ensamblaje se haga en México y sea bueno, no puede mejorar los defectos de fabricación) y son poco duraderas y menos fiables, sin contar con que las refacciones son bastante caras.
También debes pensar qué accesorios necesitará la moto para adaptarla al trabajo, si es que no las tiene, y consultar los precios, tanto en las casas oficiales como en los distribuidores  multimarcas.
Tenemos que ser conscientes de que cuando se trata de comprar una moto de segunda mano para el trabajo el tema de las reparaciones es muy importante porque, tarde o temprano y en función del tipo de empleo, va a tener que pasar por el taller.

moto para trabajar

Por eso las marcas reconocidas pueden ser una gran opción ya que suele haber más concesionarios oficiales y los talleres que no son de la propia marca conocen bien los modelos.
Además de que a la hora de comprar refacciones es más probable que no tengamos que esperar mucho tiempo a que las traigan del extranjero, como puede suceder con las motos de marcas europeas con menos presencia en nuestro mercado o incluso con las japonesas especializadas en motos de alta cilindrada.
Sobre todo, en este caso, cuando vayas a comprar una moto de segunda mano para el trabajo, ten en cuenta que no estés comprando una de tercera, cuarta o quinta que ya haya pasado de una empresa a un particular.
Y, por supuesto, no dejes de probarla y pedir las mismas garantías que para cualquier otro tipo de moto usada.

 

 

 

© Copyright 2012 - Contenido y logotipo protegidos por Derecho de Autor

Motos Usadas